Parque Nacional Warairarepano

El Parque Nacional Warairarepano está localizado en la Cadena del Litoral dentro de la cordillera de la Costa, en el centro-norte de Venezuela. Se extiende desde Caracas, y todo el norte del estado Miranda. En 1958 es declarado parque nacional mediante el decreto No. 473 con una superficie de 66.192 hectáreas durante la junta de gobierno provisional presidida por Edgar Sanabria, posteriormente en 1974 esta superficie fue ampliada 19.000 hectáreas para totalizar las 85.192 hectáreas que conforman el parque hoy en día.

Ésta formación montañosa es considerada emblema y pulmón vegetal de la ciudad de Caracas y dentro de él pueden realizarse diferentes actividades por ser uno de los principales atractivos de la capital de Venezuela en alturas que varían desde 120 hasta más de 2.750 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Ubicación:

Está localizado en el tramo central de la Cordillera de la Costa. Limitado por Catia La Mar y parte de oeste de carcas, y por Chuspa y Barlovento al este. Ocupa una superficie de 85.192 hectáreas. Su punto más bajo está a 120 metros de altura, mientras que el más alto (el Pico Naiguatá) se encuentra a 2.765 metros de altura.

Historia:

El cerro era conocido por los antiguos habitantes del valle de la actual Caracas, de etnia Caribe, llamado "Warairarepano", que supuestamente significa algo así como: “la ola que vino de lejos” o “la mar hecha tierra”. Según la mitología indígena, en tiempos antiguos no existía la montaña. Todo era plano, se podía ver hasta el mar. Pero un día las tribus ofendieron a la gran Diosa del mar y ésta quiso acabar con todo el pueblo. Entonces se levantó una gran ola, la más alta que se había visto y toda la gente se arrodilló o e imploró perdón de todo corazón a la Diosa y justo cuando iba a descender la ola sobre ellos, se convirtió en la gran montaña que hoy existe. La Diosa se había apiadado y había perdonado a la tribu.

Sin embargo, luego de la fundación de la ciudad de Caracas en 1567, el Alférez Mayor de Campo Gabriel de Ávila, originario de la localidad española de Trujillo (Cáceres), le es concedida una encomienda, sube el cerro y establece allí su hacienda en 1575 por lo cual el cerro recibiría el nombre de Ávila por en este personaje. Igualmente se estima que este nombre tomase fuerza, puesto que Caracas se encuentra ubicada en un valle y esta montaña es comparable con una muralla, el nombre "Ávila" haga alusión a la ciudad española de Ávila, conocida por sus muros medievales.

Vegetación:

La vegetación es de bosque de montaña, las cuales se distribuyen en función de la altura. Entre los 100 y 150 m. se encuentra el bosque xerófilo, donde prevalecen especies como el cují Prosopis juliflora. Entre los 800 - 1.500 msnm. Se localiza el bosque ombrófilo que se caracteriza por presentar 2 a 3 estratos arbóreos y sotobosque relativamente denso. Entre los 1.200 - 2.200 msnm.

En estos bosques abundan especies de las familias de las orquídeas, helechos, bromeliáceas, aráceas, se han reportado especies endémicas de las familias Sapindaceae, Melastomataceae Rubiaceae y Myrtaceae, así como helechos arborescentes y palmeras Ceroxylon ceriferum. Presenta sabanas de origen antrópicos en donde predominan especies como el capín melao Melinis minutiflora y el bambusillo Arthrostylidium venezuelae, la tara amarilla Oyedaea verbesinoides y el incienso Espeletia neriifolia.

En las regiones superiores de la Silla de Caracas y el Pico de Naiguatá se encuentra una vegetación característica de subpáramo arbustivo costero, constituido por arbustales abiertos de 1 - 3 m. de alto con un estrato herbáceo relativamente bien desarrollado, siendo las especies más características el incienso o frailejón arbolito Libanothamnus nerufolius, bandera española Castilleja fissifolia, falso frailejón Liabum megacephalum.

Fauna:

La fauna es muy variada, entre los mamíferos que han desarrollado su hábitat en este parque tenemos el rabipelado (Didelphis marsupialis), el Puma (Puma concolor), el venado matacán (Mazama americana), el zorro (Cerdocyon thous), el cachicamo (Dasypus novemcinctus), el cunaguaro (Leopardus pardalis), la lapa (Agouti paca), ardilla (Sciurus granatensis), el picure (Dasyprocta leporina), el puercoespín (Coendou prehensilis), entre otros. De las aves, al menos trece especies son endémicas o presentan una distribución restringida, cabe mencionar la guacharaca (Ortalis ruficauda), el cristofué (Pitangus sulphuratus), el querrequerre (Cyanocorax yncas), el turpial (Icterus icterus) y aproximadamente unas 36 especies de colibríes, familia Trochilidae.

Los reptiles están representados principalmente por las serpientes, entre las que destacan la cascabel (Crotalus durissus cumamensis), la tigra mariposa (Bothrops venezuelensis) y varias especies de corales (Isoodon macrourus y Micrurus mipartitus semipartitus).

Debido a que el Parque Nacional Warairarepano de Caracas colinda con una zona plenamente urbanizada de clase media alta de la ciudad, con edificios de diez ó más pisos de altura, se han encontrado vectores infectados del T. cruzi y que se presume han llegado a los apartamentos huyendo de los incendios forestales que ocurren en la época de sequía.

Hidrografía:

Múltiples quebradas adornan todo la montaña, siendo estas vertidas o en Caracas, y consecuentemente en el maltrecho Río Guaire, o en La Guaira, directamente al mar. Cabe destacar que el caudal de todas estas quebradas no es de gran envergadura, y más aún con la merma que han estado sufriendo en los últimos tiempos debido a penetración del hombre en el Parque. Todas estas quebradas son del tipo longitudinal.

Algunas de las más importantes son:

.- Quebrada Quintero

.- Quebrada Honda

.- Quebrada Anauco

.- Quebrada Gamboa

.- Quebrada Catuche

.- Quebrada Cotiza

.- Quebrada Sebucán

.- Quebrada Tenería

.- Quebrada Los Chorros

Biodiversidad:

La fauna del Parque Nacional Warairarepano es altamente diversa. En sus bosques se alojan más de 120 especies de mamíferos, aproximadamente 20 de anfibios y otras 30 de reptiles, siendo uno de sus mayores atractivos las casi 500 especies de aves que se pueden observar en el parque, cantidad que representa el 36% de la avifauna venezolana.

En el Warairarepano se han registrado más de 1.800 especies vegetales, pero algunos botánicos piensan que la cifra podría llegar a 2.000 especies. Varias de estas especies son endémicas de la cordillera de la costa.

El parque alberga 180 especies de orquídeas, entre ellas Cychnoches chlorochilon, Stanhopea wardii, Schomburgia undulata, Epidendrum fimbriatum, Lycaste macrophylla, Oncidium papilio, Brassavola cucullata, Acineta superba y la flor nacional Cattleya mossiae. Algunas especies como Oncidium zebrinum y O. falcipetalum florecen en las zonas más altas del subpáramo avileño y se les encuentra también en los Andes venezolanos, colombianos e incluso peruanos (Steyemark y Huber 1978, Manara 1998).

Atractivos:

Funciona como pulmón vegetal, e igualmente es el lugar ideal para recrearse y hacer ejercicio. Casi todos los caraqueños tienen por costumbre subir por los senderos del parque para pasear y mantenerse en forma. Muchos acuden los fines de semana junto a su familia para realizar desayunos o almuerzos campestres, en los jardines habilitados con mesas, quioscos y parrilleras.

El parque tiene cuatro picos principales. El Ávila, es el más bajo, con 2.250 metros de altura. Allí se encuentra el famoso Hotel Humboldt, inaugurado originalmente en 1956 y recuperado en el 2001. Cuenta con 70 habitaciones así como salones de fiesta y bar-restaurant. También en 2001 se inauguró el Complejo Warairarepano, que cuenta con pista de patinaje sobre hielo, así como otras atracciones de recreación infantil. Al Pico El Ávila le siguen el Pico Occidental (2.480 metros), el Pico Oriental (2.640 metros) y finalmente el Pico Naiguatá, que con 2.765 metros de altura es el punto más alto del parque.

INICIO