Fundación Azul Ambientalistas: Una Verdadera Propuesta para el Problema de la Basura

Diagnóstico

El secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, señaló en el discurso de apertura de la 66ª sesión de la Asamblea General, que “…entre las cinco oportunidades operacionales para moldear el mundo, la defensa del ambiente es determinante y solo con la educación seremos capaces de producir un cambio de actitud masiva para su conservación, donde las escuelas son el punto de partida”.

La Basura es el principal problema ambiental de Venezuela, así lo han determinado los estudios llevados a cabo por organizaciones ambientalistas y ecologistas venezolanas desde hace más de una década. Y no es para menos, nuestro país se encuentra entre los que más generan basura por persona, además año tras año ha ido en continuo aumento.

A pesar de estas investigaciones y propuestas realizadas por las ONG's, se evidencia la falta de atención por parte de los organismos gubernamentales hacia la consolidación de un sistema integral que pasa por la educación ambiental y se complementa con la infraestructura adecuada para el manejo de nuestros desperdicios.

Otra faceta de la situación es que solo el 7% de los venezolanos consideran a la basura como un problema ambiental (Bioma, 2001), y solo mencionan una parte del proceso, la recolección. Esto podemos vincularlo con el alto crecimiento poblacional urbano que ha vivido Venezuela a lo largo de la era petrolera, y la carencia de metodología e infraestructura con legislación que permitan un manejo adecuado del destino final de la excesiva basura que estamos produciendo.

Para muestra un botón: La Organización Mundial de la Salud, en el 2010, determinó que cada persona genera alrededor de 1,40 Kg de basura al día. Tan solo en los últimos 5 años ha existido un aumento de 40% de la producción de la misma a nivel mundial.

Por su parte el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), determinó que en el año 2007 en Venezuela se recolectaron 25.961,84 Toneladas de Basura por Día, con una tasa de generación por persona de 0,934 Kilogramo/Habitante/Día.

Más específicamente, el Estado Zulia aportó 3.865,09 Toneladas de Basura al Día, de los cuales Maracaibo produce entre 2.500 y 3.000 Toneladas, con un 15% del total de recolección nacional, mostrando una generación por persona de 1,00 Kg/Hab./Día, superando la media nacional.

Se ha calculado que solo el 0,7% de la basura generada en Venezuela se recicla, de manera informal, llegando a condiciones infrahumanas alrededor de los vertederos y botaderos de basura. En Maracaibo, según el INE, existen 89 empresas recicladoras, pero un gran número de estas trabajan a pequeña escala. Desde la Fundación Azul Ambientalistas hemos logrado contactar y colocar a disposición de la ciudadanía la información de 5 empresas que hacen el trabajo de reciclaje en la región zuliana (Ver las empresas recicladoras del Zulia).

Por la variada densidad poblacional y el crecimiento urbano no planificado que presentan los municipios en Venezuela, el abordaje de la situación se dificulta a la hora de establecer una estrategia adecuada a nivel nacional. Es por ello que los gobiernos regionales y la mancomunidad entre los centros educativos, las empresas, los Consejos Comunales y cualquier iniciativa de organización ciudadana, y fundamentalmente con la masificación de la educación ambiental se puede consolidar una estrategia efectiva.

En el caso de la ciudad de Maracaibo, en donde habitan alrededor de 2 millones de personas, presenta problemas que sobrepasan los límites locales, como la escasez de áreas para la disposición final de los desperdicios, conflictos en el uso del terreno con la población establecida alrededor de las instalaciones para el tratamiento y destino final, exportación de basura a municipios vecinos, basureros que contaminan los escasos recursos hídricos, proliferación de vertederos clandestinos, etc.

En Venezuela, la composición de la basura es similar a la de otros países, salvo por los abundantes desechos de plástico, producido por el excesivo consumismo que va ganando terreno en la población. Asimismo, la composición de los desechos domésticos es parecida en las distintas ciudades del país; destacándose altos niveles de contaminación por plástico en Caracas, Maracaibo y Puerto Ordaz.

En líneas generales, la basura doméstica contiene un 50% de restos orgánicos. Según la normativa vigente, los desechos sólidos de origen doméstico no clasificados como peligrosos (preferiblemente orgánicos) deben ser dispuestos en un relleno sanitario que cuente con recolección y tratamiento de gases y lixiviados; sin embargo, la mayoría de los desechos se disponen en sitios que no cumplen estas normas.

Si a todo este panorama le sumamos que el sistema actual de recolección, manejo y disposición final de la basura en Venezuela está constituido en su gran parte por vertederos y botaderos. De hecho se ha determinado que el 80% de la basura permanece a cielo abierto, generando un grave problema de salud pública y ambiental.

Desde la autoridad ambiental venezolana han reconocido el problema en la gestión integral de la basura, es así como Vladimir Valera, Director de Manejos de Residuos y Desechos del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, lo describe: “Venezuela no cuenta con experiencias exitosas en el campo de la disposición final de los desechos”, mencionado en la presentación del problema de la basura en el 2008 ante la Asamblea Nacional ante los diputados de la Comisión de Ambiente.

Y lo más alarmante son los números que presentan con respecto a los sitios donde van a parar las más de 25 mil toneladas de basura que genera Venezuela al día, ya que hay en el país 300 vertederos reconocidos como tal, en donde solo 17 son controlados, 50 medianamente controlados y el resto son botaderos.

Existen más de 1.000 vertederos no reconocidos, y su cuantificación se hace imprecisa ante la proliferación indiscriminada y falta de control por parte de autoridades municipales.

Se reconoce la existencia de 6 "Rellenos Sanitarios" para poblaciones que sobrepasan los 500.000 habitantes, los cuales son: La Bonanza, en el Estado Miranda y recibe toda la basura de la ciudad de Caracas, Manorta, ubicado en La Fría-Estado Táchira, El Guayabal, ubicado en el Municipio Zamora del Estado Aragua, El Tigre, ubicado en la población de Guacara-Estado Carabobo, La Ciénaga, en el municipio Jesús Enrique Lossada-Estado Zulia y recibe la basura de la ciudad de Maracaibo, y Cerro de Piedras, al norte del Estado Anzoátegui y recibe la basura de Barcelona, Lecherías y Puerto La Cruz.

Hay que destacar que los dos últimos, "La Ciénaga" (Estado Zulia) y "Cerro de Piedras" (Estado Anzoátegui), ya no deben ser considerados como rellenos sanitarios, aunque fueron construidos con esta ingeniería y funcionando en sus inicios de esa manera. Producto de la mala administración y el mal manejo técnico los convirtieron en vulgares vertederos de basura. Y el único que cumple con todos los estándares internacionales es el de "La Bonanza", aunque la cantidad de basura que recibe la colapsan y la no generación de desechos hace que este esfuerzo se vea minimizado a la hora de disponer los desperdicios.

Llama la atención que ante la magnitud del problema que enfrentamos, el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente ha construido rellenos sanitarios en pequeñas poblaciones del país (casos como el del municipio Colón en el Estado Zulia y el Limón en el Estado Miranda), sin ningún programa de educación ambiental que oriente a la población a separar la basura para generar desechos y residuos.

El órgano gubernamental también informa que han convertido 49 vertederos de basura a rellenos sanitarios, es curioso solo pensar como se puede hacer esta conversión cuando las fosas carecen de la ingeniería adecuada para el relleno sanitario y el impacto ambiental generado por contaminantes tóxicos, como los que desprenden las baterías, la basura electrónica e inimaginables residuos peligrosos que han sido vertidos durante años sin control.

"Mientras sigamos produciendo basura, cualquier relleno sanitario será convertido en un vertedero"

INICIO